SEAT

SEAT

SEAT fue fundada en 1950 por el Instituto Nacional de Industria, en la planta de Tortosa, con el objetivo de motorizar la España de la posguerra mediante la fabricación en Barcelona de los automóviles italianos Fiat bajo licencia. Para su constitución se creó una sociedad con un capital de 600 millones de pesetas, de la que el INI contaba con un 51% de las acciones, la banca española un 42% y Fiat, el principal fabricante de automóviles de Italia (que actuaba como socio tecnológico) el 7% restante.

La producción comienza en mayo de 1953 con el Seat 1400 derivado directo del Fiat 1400 de 1950. El emblemático SEAT 600 llamado a motorizar el país no llegó hasta junio de 1957 con un precio inicial de 65.000 Pesetas que no dejaría de bajar en años posteriores.

La denominación "SEAT" proviene del acrónimo Sociedad Española de Automóviles de Turismo, elegido buscando una pronunciación y grafía similar a Fiat (acrónimo de Fabbrica Italiana Automobili Torino) con el fin de "nacionalizar" según la costumbre de la época los vehículos, que por lo demás, eran idénticos a sus homólogos italianos.

Su primer presidente fue José Ortiz Echagüe, el ingeniero fundador de CASA, que contaba con la colaboración de tres subdirectores: Luis Villar Molina, Luis Ramírez

Arroyo y Vicente Fernández-Urrutia. El estado español mantuvo una participación importante en la sociedad a través del Instituto Nacional de Industrias (INI). Cuando Fiat se retiró en 1980, el Grupo Volkswagen adquirió la mayoría de las acciones de la participación del estado español en 1986, convirtiéndose en el único accionista.

El interés de Fiat por establecerse en España se remonta a la adquisición de la fábrica de Guadalajara de La Hispano -filial de Hispano-Suiza, de la que la matriz se vio obligada a desprenderse durante un corto periodo en la segunda república-, y donde se fabricaron los Fiat 514 también "nacionalizados" como Hispano-514 entre 1931 y 1935. Tras la guerra civil se creó la 'Sociedad Ibérica de Automóviles de Turismo' (SIAT) en 1940, también con Fiat como socio tecnológico (nótese la similitud del nombre) junto con la banca privada (el Banco Urquijo) y un grupo de industrias entre las que se encontraba Hispano-Suiza.La compañía sin embargo, no llegó a producir modelo alguno al condicionar el Ministerio de Industria su puesta en marcha a la participación del Estado, lo que no fue posible hasta la constitución del INI en 1941, que acabaría comprando Hispano-Suiza para integrarla en otra empresa nacional -ENASA, fundada años antes-.

Paralelamente, y también con el fin de motorizar el país cuyo parque móvil había descendido un 40% sobre el parque de preguerra, se autorizaron sociedades de capital privado para la producción de automóviles de tecnología extranjera tales como FASA,Citröen Hispania, Authi o Metalúrgica de Santa Ana, siendo anecdóticas las iniciativas particulares para la producción de automóviles de tecnología española.

ABARTH ALFA ROMEO ASTON MARTIN AUDI BENTLEY BMW CHEVROLET CITROEN DACIA FERRARI FIAT FORD HONDA HYUNDAI INFINITI ISUZU IVECO JAGUAR JEEP KIA LADA LAMBORGHINI LANCIA LAND-ROVER LDV LEXUS MAHINDRA MASERATI MAYBACH MAZDA MERCEDES-BENZ MINI MITSUBISHI MORGAN NISSAN OPEL PEUGEOT PORSCHE RENAULT ROLLS-ROYCE SAAB SEAT SKODA SMART SSANGYONG SUBARU SUZUKI TATA TOYOTA VOLKSWAGEN VOLVO